“Queremos tener mayor conocimiento de los grupos de interés y de la comunidad para desarrollar proyectos de impacto social”

IMG_6747 Está pasando

Ramadán Salazar Gonzáles, que pertenece a GPG desde el mes de junio, es gestor social de Bií Hioxo, afectado por el fuerte terremoto que sacudió el estado de Oaxaca (México) el pasado 7 de septiembre y que causó el paro de los 21 parques eólicos ubicados en los cinco municipios istmeños.

Juchitan_005...Bií Hioxo, en Juchitán, presentó daños en elementos de las subestaciones de alta tensión, que lo mantuvieron fuera de operación durante 26 días. Como consecuencia, se realizó una inspección detallada de todos sus componentes, desde las torres y tendido eléctrico hasta los aerogeneradores. En la última semana de septiembre comenzó a restablecerse la red eléctrica y desde entonces la operación se fue normalizando paulatinamente hasta su puesta en marcha con dos máquinas el 4 de octubre. A día de hoy, se encuentran activos 113 aerogeneradores de los 117 que lo integran, lo que representa la generación de 226 MW, quedando pendiente la entrada en operación de cuatro aerogeneradores.

La preocupación constante por activar los aerogeneradores y la situación caótica que se vivía en la ciudad en ese momento no fue obstáculo para que la compañía pudiera dar muestra, una vez más, del compromiso que tiene con sus colaboradores y la propia comunidad.

Desde la perspectiva que da la cercanía, Ramadán describe sus percepciones durante el tiempo de la contingencia y lo que se vislumbra en el futuro para la instalación y su entorno.

  • ¿Cómo está la situación tras el terremoto de septiembre?

Vamos para 60 días después del sismo y la actividad ya está casi normalizada, sin embargo, existe aún miedo por parte de la población y de los integrantes del equipo de Bií Hioxo. La gente sigue con temor de regresar a sus casas y de que sus hijos retornen a las clases, parece que la normalidad no se ve tan lejos, pero van a pasar varios meses para ver a Juchitán en una situación como la que había previa a los sismos.

  • ¿Cómo lo viviste a nivel personal? ¿Y cómo se vivió en el parque?

A nivel personal fue muy impactante el recordar que estamos en un sitio con alta incidencia de sismos. El estar en un lugar donde no está mi familia me ayuda a verlo distinto al resto del equipo, no con tanto miedo, pero sí con empatía hacia los demás porque los compañeros han tenido pérdidas materiales y económicas. Sin duda, las réplicas que hemos vivido nos hacen estar alerta y con disposición a cambiar algunos hábitos.

En cuanto al parque, las operaciones pararon durante varias semanas, actualmente ya tenemos un alto porcentaje de operación. No obstante, la gente que se dedica a actividades de ganadería o agricultura en el polígono están a la expectativa de apoyos económicos por parte del gobierno y de la empresa, y con la esperanza del regreso a la cotidianeidad.

  • ¿Qué consecuencias tuvo en las instalaciones y en el servicio?

El regreso a instalaciones cerradas ha sido complicado. Dada la cantidad de réplicas que se han sentido, la gente tiene temor, por lo que se ha tratado de ir recuperando la normalidad por medio de acciones de protección civil, planes de emergencia y/o evacuación. En cuanto a la operación, el proyecto paró en su totalidad en la producción eléctrica.

  • ¿Habías vivido una situación similar?

No en cuanto a la escala de miedo, pero sí en cuanto a la escala de destrucción, en el temblor de 1985 en Ciudad de México, cuando era niño.

  • Ahora que se ha reanudado la actividad en Bií Hioxo, ¿cuáles son los retos a corto, medio y largo plazo?

A corto plazo buscamos recuperar la tranquilidad, que la gente pierda el miedo, y a corto y medio plazo, crear una cultura de la prevención, evacuación y protección civil. Además, a corto, medio y largo plazo está la reconstrucción de Juchitán, seguir las normas de construcción, que la gente use mejores técnicas en la construcción de casas para que soporten los sismos de la zona. Por último, a largo plazo, crear una cultura preventiva sólida en niños y jóvenes que ayude a evitar pérdidas económicas y materiales.

  • ¿Qué proyectos relevantes tienen contemplados?

Generar entre la empresa y la comunidad una relación de corresponsabilidad, confianza, cultura del ahorro en la población y relación justa, creando proyectos relacionados con el desarrollo humano, la salud mental, la recuperación de espacios públicos y la auto construcción asistida. Queremos tener mayor conocimiento de los grupos de interés y de la comunidad para poder desarrollar proyectos de impacto social.

  • ¿Qué otras áreas de la compañía te resultan interesantes?

Responsabilidad Social Corporativa y Comunicación, porque están relacionadas con las actividades que realizo, así como Compras. En general, la producción eléctrica me llama la atención.

  • ¿Cómo se percibe a GPG/GNF en México?

Como una empresa que está buscando actualizarse y estar a la vanguardia en temas de RSC o producción libre de gases de efecto invernadero, y también como una empresa que promueve cambios.

En Juchitán hay muchas cosas que hacer en cuanto a la percepción local para posicionarnos en el sitio donde queremos estar, como empresa que aplica responsabilidad social en el sector, en lo cual ya se está trabajando y queremos hacer equipo con el resto de la compañía.

  • ¿Cómo ves a GPG en el futuro?

Como una empresa que se percibe como socialmente responsable, que asume sus compromisos con sus grupos de interés, es justa y también un muy buen lugar para trabajar.

Imprimir